La organización de eventos musicales

La organización de eventos musicales

Organizar un evento de cualquier tipo requiere de una preparación planificada y al detalle. Hay que tener en cuenta todos los aspectos necesarios que favorecen el éxito del evento. Desde la preparación previa, la decoración, la escenografía, hasta los equipos audiovisuales que se necesitan. Hoy queremos centrarnos en la organización de eventos musicales cuyo objetivo principal es fomentar el aspecto lúdico del acto a través de la calidad, diversión, seguridad y la creatividad del espectáculo.

Una vez establecido el presupuesto del que disponemos para organizar un evento musical, hay que marcar una serie de directrices y un plan elaborado que incluya esos aspectos técnicos fundamentales en cualquier acto de este tipo. En los eventos musicales, los equipos de sonido y audio son los principales protagonistas. Es necesaria toda un compleja maquinaria para garantizar que hasta el último asistente del acto escuche perfectamente el show. Ese es el fin principal del evento y lo que va a marcar el éxito. Ya sea en un espacio abierto o cerrado, el público debe ser partícipe gracias a un sonido de calidad.

La iluminación es otro aspecto que adquiere una gran importancia, sobre todo si se trata de actos en espacios cerrados o por la noche, como suelen ser la mayoría de eventos musicales, ya sea conciertos o festivales que se alargan hasta altas horas de la madrugada. Hay que planificar bien el equipo necesario en función del tamaño del lugar, el aforo, y en general las características técnicas del espacio.

La escenografía también es otro elemento clave y un factor que no se debe descuidar. Conocer las dimensiones del espacio para establecer toda una serie de elementos que favorezcan la creatividad del evento. Hay que cuidar el escenario, la estructuras empleadas, el photocall posterior…

Hoy en día, la tecnología aporta ese plus necesario que favorece que un evento sea un éxito y en actos musicales ocurre aún más. Se puede apostar por multitud de posibilidades para complementar el acto (tecnología de vídeo mapping, time lapse…) Lo importante es sacar partido a esos elementos técnicos para así fomentar la diferenciación y la satisfacción de los asistentes.